La barbacoa: Dieguito Brigante (y III)

Estábamos tumbados sobre el césped, reposando semejante comilona que nos acabábamos de pegar. Como si fuese una prueba de gente con chispa, una masa de grasa humanoide luchaba por rescatar de la piscina algunas salchichas; salvar a la salchicha Ryan, esa era su misión.

Vi como Jotadé me miró sosteniendo en sus manos un mechero y un plátano. No hacía falta decir más, quería hacer la típica broma del incendio y plátano, pero al final, casi sin mediar palabra, desistimos. En un primer momento era porque quizás no entenderían la broma, pero en el fondo sabíamos bien porqué, los plátanos horrorizan a los hombres. Un plátano tiene un gran sabor pero simboliza demasiado una forma fálica. Cuando un hombre con una supuesta virilidad come un plátano pierde su ser, su ego, su alma; está diciendo a los demás que no tiene problemas para meterse una polla en la boca. Por eso en verano los hombres no comen Pirulos tropicales a favor de los frigopiés.

Mientras Jotadé tramaba planes de dominación mundial tales como cambiar el azúcar por la sal o la sal por el azúcar yo me quedaba dormido. Para mí dormir es como mear para un perro. Los perros, para demostrar su liderazgo se mean en lo que consideran su territorio; yo, en cambio, les meo a los perros encima y me duermo donde pillo. Estoy seguro que algún día podré dormirme mientras voy caminando sin dejar caminar. Fue cuando Jotadé me despertó, había localizado el estuche de Supercampeones de 24 colores y, seremos cualquier cosa, pero oportunidades así no las dejamos escapar.

El plan era sencillo pero efectivo, como cuando vas a tomarte unos cubatas con los colegas y le dices al aparcacoches: “Lo siento, no llevo nada encima“. Tan solo tenía distraer a la multitud por mis dotes de oratoria, persuasión y pene. Bueno no, con pene no. Para ello tomé una silla, me subí a lo alto y con voz fuerte y firme congregué a todos los que allí había a mi alrededor.

– DB: Veamos, quiero ver cuán fuertes sois. Cerrad los ojos, concentraos en mi brazo e intentad levantadlo con la telequinesia. ¡Sólo si creeis en vosotros mismos lo conseguireis!

En ese momento me entró un poco de hambre. Mientras los pobres ilusos intentaban subirme el brazo a lo Uri Geller, yo vi unos filetes de lomo solos, indefensos, pidiendo a gritos ser comidos por alguien. Así que, mientras esa manada de freaks seguía con su experimento psíquico, yo cogí los filetes de lomo y me dispuse a comermelos en un buen bocadillo. Antes incluso de haber preparado mi manjar, más de uno abrió los ojos y me vió infraganti. No sé porqué, pero se cabrearon bastante.

– Eh ¡¿Pero qué estás haciendo?!

– ¿Qué quieres?¿Reirte de nosotros?

– ¡Con estas cosas no se juega!

– DB: ¿Tanto jaleo por una barra de pan?

Parecía que la cosa estaba caldeada, por lo que supe que era la hora en la que los métodos tradicionales no me valdrían, tenía que tramar un plan en microsengundos. La gente me miraba con odio, mi mente estaba en blanco, no sabía como salir de aquella situación, parecía que estaba realmente jodido. Pero a grandes problemas, grandes soluciones.

– DB: ¡HAHAHAHA! ¡Creíais que me teníais! ¡Ahí os quedais! ¡Adelante Gadgetocóptero!

– …

Mierda, había olvidado que yo no era el Inspector Gadget, y algo que me decía que si mi sentido arácnido no había saltado, es que tampoco era Peter Parker. En ese momento no sabía que hacer, me había quedado sin ideas, entonces, lo ví, allí en la mesa porque nadie se lo había querido comer, un pollo del hipercor.

– DB: Que nadie se acerque, tengo un pollo del hipercor y pienso utilizarlo

– No hagas locuras, era un 2×1

– Dejadme pasar.

En ese momento eché a correr como el arzobispo de constantinopla cuando lo quieren desarzobispodeconstantinopolitarizar, con un montón de frikis a la espalda gritando, “Por el rey Narnia“, “Por Aslan“. En ese momento se te pasan un montón de cosas por la cabeza, como porque cuando alguien dice que se sabe un chiste, sientes la imperiosa necesidad de oirlo aunque sea una mierda, o porque Mufasa tuvo que morir tan pronto cuando Simba aún era casi un bebé.

En ese momento me encontré con el olvidado Jotadé, con un abrigo de mujer y corriendo de un gordo. Ver correr a un gordo es algo que no se puede explicar con palabras, es el más puro ejemplo de como la madre naturaleza te dice que no, que aunque tu mente te diga que corras, tus 300 kilos de grasa quieren quedarse comiento Risquetos, la pata de la mesa o algo.

JD – Lo importante es que tengo el autentico estuche de Oliver y Benji

DB – Supercampeones

JD – ¡Calla y corre!

Fue entonces cuando nos montamos en esa monstruo de acero y potencia llamado suzy y pusimos pies en polvorosa. Fue entonces cuando empezamos a volar con el quad para llegar raudo a Zapillo Street y aterrizar sobre una montaña de billetes de 500 €. Bueno en realidad esto último nunca llegó a pasar, es que me había quedado dormido y lo estaba soñando.

Image Hosted by ImageShack.us

La fruta del MAL

  1. #1 por LuiS el febrero 23, 2009 - 12:39 am

    jajajajajajjjajajajaaja.
    wenisimo, lo del platano, de del arzobispo…
    jajajaja q wenaaa

  2. #2 por da souza el febrero 23, 2009 - 2:27 am

    algun dia os revolcareis en billetes de 500 euros

  3. #3 por xino el febrero 23, 2009 - 2:43 pm

    Buenisimo iwal k la de JD!jajajja sobretodo eso de cambiar la sal por el azucar y viceversa es una wena idea k nunca se me abia ocurrido!!XD tendremos k ponerla en prueba jaja

  4. #4 por Schaduwplek el febrero 23, 2009 - 4:21 pm

    Plas, plas, plas. Veis como si os concentrais un poco pueden salir grandes cosas de esas cabezotas que tenéis.

  5. #5 por Pabliyo (Emeá) el febrero 23, 2009 - 5:06 pm

    jajaja q grandes… xD la espera a merecido la pena xDD

  6. #6 por Jesuli el febrero 23, 2009 - 7:51 pm

    Se echaba de menos leer cosas así. Muy buen final, lo digo por los dos, que el de JD también me lo he leído.

    Un abrazo.

  7. #7 por ezefece el febrero 23, 2009 - 9:17 pm

    genial,magnifico final cracks!

  8. #8 por Dieguito Brigante el febrero 23, 2009 - 10:12 pm

    Gracias a todos.

    Un saludo entre esputos y toses.

  9. #9 por Jotade el febrero 24, 2009 - 10:23 am

    Increible el final de Dieguito Brigante, ya se lo dije a él. Ahora mismo en humor no creo que haya muchos blogger que se lo lleven… que coño Diego es el mejor, el más grande que hay, es nuestra religiçon, nuestra identidad.

    Me encanta cuando se vuelve melancólico en un post y hace comparaciones ¡enorme!

    ¿Nadie se ha dado cuenta del detalle de la barra de pan? ¡Joder es la primera frase de Aladin!

  10. #10 por Puche el febrero 24, 2009 - 2:51 pm

    Muy buena, muy buen desenlace, es tremendo.

  11. #11 por xino el febrero 25, 2009 - 2:56 pm

    Jotade pretendes k me akuerde de aladin desde la ultima vez k la vi?XD

    Pd: las faltas en el post k diegito se moskea xD

    Grandes!

  12. #12 por Dieguito Brigante el febrero 25, 2009 - 9:50 pm

    Yo es que vi el otro día Aladdín.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: