La maté por una Pepsi (V)

Me desperté con un dolor de cabeza insoportable en un sitio que no me sonaba de nada. Era una habitación amplia con las paredes repletas de postes y fotos de mujeres con las faldas subidas al estilo Marilyn Monroe. Aparte de los postes sólo una cama sin mantas y un monitor adornaban el zulo.

Me acerqué a las paredes y las olí (Siempre huelo las cosas. En mi olfato es en lo que más confio después de mi vista y mi querido pene). Olían a cemento, nada sospechoso. Cerré los ojos e intenté recordar como llegué hasta ahí. Recordaba vagamente que Chicho Terremoto me mandó un sms para quedar. Recordaba como el viento azotaba mi cara mientras iba a toda velocidad con Suzi. Recordaba unos pasos a lo lejos, como esos pasos se convertían en un hombre muy alto. Recordé que huía y caí al suelo. Me apuntaba con una espada y finalmente veía quien era… Dieguito Brigante.

Maldito cabrón, pensé. ¿Por qué me había traicionado? ¿Que podría querer Diego tanto como yo quiero a la Pepsi? Mientras daba vueltas a mi cabeza en busca de una respuesta la puerta blindada de la habitación crujió. Lentamente se fue abriendo y dos siluetas familiares se fueron aclarando conforme mis pupilas se acostumbraban a la luz solar. Uno alto y otro enano. Dieguito Brigante y Chicho Terremoto cruzaron el umbral unidos de la mano.

Jotadé – Traidor…

Dieguito Brigante – Jota, no me llames así. Ya sabes que la lealtad es como el ajedrez pero sin dados.

JD – ¿¡Que te ha dado eh!? ¿Lacasitos? ¿Fuet? ¿Quizás te prometía que Lucas volvía a los Hombres de Paco?

DB – Porno, mucho porno. Tanto porno como jamás tú puedas imaginar. Porno sin censuras, sin límites de descargar. Threesome, POV, lesbianas e incluso parejas de lesbianas todo como siempre soñamos y totalmente gratis.

JD – Tus ansias fetichista e inmorales te matarán.

DB – Puede ser, pero no hoy.

Mientras tanto Chicho observaba la escena sonriente. Satisfecho por lo que había conseguido, acabar con los hombres buenos para siempre. Anonanado cerré los ojos sin poder creerme lo que me estaba ocurriendo.  Antes de abrir los ojos oí un golpe seco, al abrirlos vi el pequeño y rechoncho cuerpo de Chicho incosciente en el suelo.

DB – ¡Cabrooooooooooooon! ¿En serio crees que te podría traicionar? Vayámonos de aquí ya tengo la contraseña para el porno.

JD – ¿Como vamos a irnos Diego? ¡Estoy drogao!¡Estoy de morfina hasta el cuello! ¡No puedo pensar!

DB – Tranquilo Jota, tú deja que fluya. Como si fuera semen.

Nos amarmos con un paraguas y una tarrina de CD´S de la habitación colindante. Nada más salir del pasillo principal nos atacaron dos guardías y empezaron a disparar. Diego rápidamente abrió el paraguas y paró los disparos, yo en cambio me agaché y lancé dos CD´S y les corté las piernas a la altura de las rodillas.

Con mucho sigilo nos dirigimos a la salida donde se encontraban los secuaces del mafioso “Terremoto”. Nos apoyamos en la pared y nos asomamos de la forma más discreta posible. Allí estaban sus cinco hombres de confianza: Darth Vader, Guti, Draco Malfoy, Tinki Winky y el más peligroso de todos “El Kaki”

Image Hosted by ImageShack.us

El Kaki

Cruzamos la puerta con paso firme y mirada penetrante. Tan penetrante que dos virgenes que pasaron a 100 metros perdieron la virginidad. Al oír nuestras pisadas los cinco (por el culo os la hinco) sicarios se giraron hacía nosotros. Tras unos segundos de titubeos sprintaron hacía nosotros…

– ¡Uve! – Gritó Diego

Todos pararon en seco. El código V. El código de honor de niños y mayores, piratas y soldados, maricones y no tan maricones. La V es respetada por todo el mundo y da una tregua inquebrantable al que la convoca.

DB – Cinco contra dos no es justo, cinco contra uno sí y además da mucho placer. Pero contra dos es una autentica mariconada. Exijo un combate uno contra uno por el honor de los hombres buenos.

Los malos del relato murmuraron durante minutos. Sabían que no podían quebrantar el legendario código V pero también sabían que contra nosotros dos no tenían muchas posibilidades en el uno contra uno. Al final el Kaki giró la rueda al frente y dijo – Aceptamos – Tras echarla a pares y nones el primer combate decantaba un interesantísimo Dieguito Brigante Vs. Guti…

Ambos se colocaron frente a frente. Sus miradas chocaron haciendo saltar lágrimas. Con los ojos enrojecidos Guti corrió hacía Diego que con un elegante movimiento lo esquivó y le dejó una zancadilla puesta. ¡ZAS! El bocazo de Guti fue espectacular, perdió una paleta y dos molares en el golpe pero contra todo pronóstico se levanto raudo y contraatacó. Diego pareció sorprendido y retrocedió tres pasos pero con otro leve movimiento lo fintó y le agarró de su rubia melena. Guti empezó a chillar cual lechón y a llorar desconsolado – ¡Mi pelo no! – Gritaba una y otra vez. De repente… se desvaneció y se hizo polvo

CONTINUARÁ… O NO

La Maté por una Pepsi

 

La Maté por una Pepsi II

 

La Maté por una Pepsi III

 

La Maté por una Pepsi IV

 

El día que traicioné a Jotadé

  1. #1 por Pololos el marzo 13, 2009 - 4:47 pm

    No me veo yo a Guti sollozando como una lechona eh?

  2. #2 por Pabliyo (Emeá) el marzo 14, 2009 - 12:49 pm

    omaa!! un niñato menos!! xD

  3. #3 por Dieguito Brigante el marzo 17, 2009 - 12:23 am

    Pololo, guti es una maricona, solloza la mayor parte del tiempo y mucho mas si lo someto a mi yugo

  4. #4 por LuiS el marzo 17, 2009 - 11:11 am

    lo bueno q tiene guti es la mujer

  5. #5 por Ez el marzo 18, 2009 - 11:40 pm

    Deberías dejarlo. Eses tan malo escribiendo que duele.

  1. แทรมโพลีน

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: